martes, 7 de febrero de 2017

Ceremonia solitaria en compañía de tu cuerpo

Penetro tu cuerpo tu cuerpo
 De carne penetro me hundo
 Entre tu lengua y tu mirada pura
 Primero con mis ojos
 Con mi corazón con mis labios
 Luego con mi soledad
 Con mis huesos con mi glande
 Entro y salgo de tu cuerpo
 Como si fuera un espejo
 Atravieso pelos y quejidos
 No sé cuál es tu piel y cuál la mía
 Cuál mi esqueleto y cuál el tuyo
 Tu sangre brilla en mis arterias
 Semejante a un lucero
 Mis brazos y tus brazos son los brazos
 De una estrella que se multiplica
 Y que nos llena de ternura
 Somos un animal que se enamora
 Mitad ceniza mitad latido
 Un puñado de tierra que respira
 De incandescentes materias
 Que jadean y que gozan
 Y que jamás reposan.


 De "Ceremonia solitaria" Roma, 1964
 Jorge Eduardo Eielson
 (Perú)